Història

LA COOPERATIVA ELÉCTRICA DE MELIANA 90 AÑOS


El día 15 de julio de 1922, un grupo de pioneros, de forma plural y entusiasta, haciéndose eco del sentimiento popular, se planteó conseguir el fluido eléctrico para mejorar la vida del municipio, y teniendo en cuenta la escasez de recursos , constituye la Sociedad Cooperativa Eléctrica de Meliana, se aprueba su Reglamento y elige el primer Consejo Rector formado por Rodrigo Cantón Martínez , presidente; José Doménech Ferrer , vicepresidente; Francisco Sánchez Menchón , secretario; Ernesto Bayarri Lobo , vice-secretario; Germán López Casares , tesorero, y los vocales: Juan Bta. Rojo Zaragozà, Antoni Navarro Beltrán, José María Bayarri Pons, Enrique Tortajada Orón, José Montañana Ferrando y José León Vidal . La sede inicial fue el mismo Ayuntamiento, entidad especialmente vinculada en sus inicios. La llegada de energía eléctrica se realizó oficialmente el día 01 de septiembre 1923 .

La primera Junta Rectora debe recaudar socios, el primer contrato con la compañía suministradora Energía Eléctrica del Mijares, realizar la construcción de una casilla con un transformador de 70 kVA y la instalación de la red de distribución por todo el pueblo. Toda esta ambiciosa tarea se hizo con un capital inicial de 25.000 pesetas, aportado por los socios. También se recurrió a un préstamo sin intereses de 10.000 pesetas de los socios, que al año y medio de actividad se empezó a devolver.

El registro de socios del año 1923, tiene contabilizados 560 socios iniciales , y ya que el censo de población de 1920, era de 3.392 habitantes, se puede afirmar que prácticamente todas las casas estaban asociadas, poniendo de manifiesto la gran implicación y participación en la Cooperativa Eléctrica. Desde sus orígenes se caracterizó por su carácter abierto y para trabajar en la consecución de dos principios fundamentales: el abaratamiento del fluido para todos los socios y la distribución por todos los hogares e industrias del término, que, sin duda, supuso un gran salto cualitativo en la vida de los habitantes y socios.

Durante los años de confrontación civil, la Junta Rectora de la Cooperativa delegó, por acuerdo unánime, su control a los trabajadores para continuar, con las dificultades propias del momento, su misión de facilitar el fluido a los ciudadanos de Meliana. Durante la posguerra, como consecuencia de las restricciones en el suministro de electricidad que tenía que soportar, comienzan a desaparecer Cooperativas Eléctricas, produciéndose un periodo lleno de dificultades que es aprovechado por las grandes empresas del sector. A pesar de todo, nuestra Cooperativa sigue superando paso a paso todas las dificultades, hasta que en 1942, con la nueva ley de cooperación esta situación se suavizó.
 
En 1955, la Cooperativa Eléctrica de Meliana participa en el reducido número existente de Cooperativas Eléctricas de la Comunidad Valenciana, que reunidas en Asamblea acordaron constituir la Unión Interprovincial de Cooperativas Eléctricas, como medio de defensa y para poder contrarrestar las actitudes de las empresas suministradoras. Posteriormente, a pesar de las trabas de Hidroeléctrica Española, durante los años 60 y 70 a las peticiones de la Cooperativa Eléctrica, para contratar aumentos de potencia, y mejorar así la calidad del suministro a los socios, nuestra cooperativa mantuvo su compromiso con los vecinos y socios. En 1964, se acuerda hacer gestiones para contratar a un profesor que imparta clases de música a los hijos de los socios y crear una Rondalla, a cargo del Fondo de la Obra Social.

En 1973 se celebra la boda de oro y, la propuesta de la Unión Nacional de Cooperativas, se le concedió el título de Cooperativa Ejemplar. Con esta ocasión se editó un libro que además de explicar la situación de la Cooperativa aprovecha para ofrecer diferentes artículos que ponen de manifiesto la situación de nuestro pueblo desde diferentes puntos de vista.
La Ley General de Cooperativas que se promulgó en 1974 recoge en su contenido ciertas aspiraciones de las Cooperativas Eléctricas. La Cooperativa de Meliana, integrada en la Unión Interprovincial sigue luchando y trata de conseguir alguna salida a las situaciones angustiantes por las que pasan las Cooperativas Eléctricas, hasta que la Constitución despierta nuevas esperanzas. En un intento de superar las dificultades locales, el día 21 de abril 1978, inicia la venta de electrodomésticos a los socios a precio de coste. Y, como medio para unir esforços, y ante la problemática, se acuerda en 1983 participó en la constitución de la Unión de Cooperativas Eléctricas de la Comunidad Valenciana. Más tarde, en 1985, Federación. La Federación con su trabajo pretendía conseguir la energía eléctrica necesaria para prestar a los asociados un servicio de calidad y resolver los problemas administrativos.

En 1997, el 26 de julio, se inaugura el nuevo edificio de la sede social y el año siguiente, con ocasión de los 75 aniversario, se edita un nuevo libro con artículos que nos hablan de la historia de Meliana, pero, sobre todo, de la historia de la cooperativa. También se hace un interesante recorrido de efemérides realizadas durante el mandato de los diferentes presidentes. Aunque los participantes en las juntas rectoras, que también han aportado saber y tiempo para conseguir todo este patrimonio han sido muchísimos, se señalan sus presidentes como referentes: Rodrigo Cantón Martínez , 1922-1924 ; José Montañana Ferrando , 1924-1926; Luis Arnalte Urroz , 1926-1932; Ernesto Bayarri Lobo , 1932-1936; Vicente Sanjosé Navarro , 1936-1939; Mariano Fuster Ruiz , 1939-1943; José Mª Zaragozá Ballester , 1943-1945; Francisco Monsoriu Montañana , 1945-1947; Fco. Abelardo Cardells Maestro , 1947-1951 ; Lucas Ferrer Riera , 1951-1964; German Ferrando Folch , 1964-1995; Vicente Marco Rubio , 1995-1995; Alfonso Sarti Balanzá , 1995-1998; Ramón Ruiz Folch , 1998 -.

En los últimos años se han realizado muchas mejoras para poder mantener la actividad en las mejores condiciones, pero actualmente, con ocasión de los 90 años, se está revisando todos los aspectos de la gestión cooperativa para ponerla al día, prepararse para poder hacer frente a las dificultades presentes y futuras para intentar continuar este legado tan importante de los socios y, siguiendo el espíritu de nuestros fundadores, intentar colaborar en la mejora de Meliana.